Negarse a realizar la prueba de alcoholemia. Condena penal.

¿Cuáles son las consecuencias de negarse a realizar la prueba de alcoholemia?

Negarse a realizar la prueba para que no se detecte mi alcoholemia.

Si piensas que negarte a hacer el control de alcoholemia te va a librar de una sanción por ir bebido tienes un serio problema.

Existe una leyenda urbana: “si no soplo no pueden averiguar si voy bebido o no”. Y asunto resuelto.

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia. Condena penal 1

Ésto suele derivar en una situación totalmente absurda: la Policía para un coche, le pide al conductor que sople y éste empieza a hacerse el “torpe”, como si no supiera soplar bien, siendo imposible practicar la prueba de alcoholemia.

Pues, salvo que efectivamente tengas algún tipo de problema físico o mental que te impida expirar aire en condiciones, te acabas de meter en un buen lío.

En primer lugar, tú, en tu estado de embriaguez (vamos, que vas pelotazo perdido) piensas que apenas se está notando que lo estás haciéndolo mal aposta.

Sin embargo, desde fuera, sin litros de alcohol mezclados en sangre, lo que se ve es a una persona haciendo el “canelo”.

Y en segundo lugar, y más grave, le estás tomando el pelo a la Policía o Guardia Civil. Y como puedes suponer, eso tampoco ayuda mucho.

Condena penal de la negativa al test de alcoholemia.

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia. Condena penal 2

Y es que es peor el remedio que la enfermedad.

Entre otras cosas porque negarse a hacer la prueba de alcoholemia, por sí solo, constituye un delito ( art 383Vista previa del enlace añadida por la extensión vLex del CPVista previa del enlace añadida por la extensión vLex ) y no tengas ninguna duda de que te van a condenar.

Y la broma no es pequeña: está castigado con penas de prisión y privación del carnet de conducir. Toma castaña

Por cierto, también te castigarán por este delito si la negativa es en el segundo requerimiento a “soplar” tras dar positivo en el primer test (STS 210/2017 de 28 de marzo)

STS 210/2017, 28 de Marzo de 2017
vlex logo reloadEnlace añadido por la extensión vLex

Y me da a mi que si estás leyendo esto es porque ya la has liado parda. Pues cuanto antes tomes cartas en el asunto mejor. Consúltame tu caso.

Síntomas de alcoholemia

Pero es que además, con tu actuación teatral no has conseguido absolutamente nada. Porque se puede concluir si estabas bajo los efectos del alcohol por tu apariencia externa, sin necesidad de recurrir a la prueba de alcoholemia.

Un aliento que eche para atrás, un habla pastosa, unos ojos cristalinos, ser incapaz de mantener la verticalidad o andar en línea recta, decir frases sin sentido, una actitud agresiva o directamente querer abrazar al Guardia Civil en tu fase de exaltación de la amistad.

Piensa en el típico amigo que te has cruzado con un lobazo encima de campeonato y no has necesitado que soplara por un alcoholímetro para darte cuenta.

Pues en este caso ocurre lo mismo. La Policía no es tonta. Está acostumbrada a este tipo de situaciones. Y para colmo les acabas de mosquear de lo lindo.

Así que en el atestado policial van a recoger todos estos síntomas. De hecho, en los atestados vienen ya enumerados los mismos para que únicamente la Policía o la Guardia Civil tenga que ir marcando las casillas correspondientes.

Doble sanción penal

Y si los síntomas son los típicos, que no te quepa la más mínima duda que te vas a llevar dos penas de regalo.

Por un lado la condena penal por conducir bajo los efectos del alcohol, y por otro la de negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

Decías que no querías sopa…pues toma dos tazas.

Efectivamente, el Tribunal Supremo en la Sentencia nº 419/2017 de 8 de junio despejó todas las dudas al respecto al afirmar que ambas penas eran perfectamente compatibles.

Conclusión.

1.-Negarse a realizar la prueba de alcoholemia es un delito.

2.-Está castigada con prisión y la privación del carnet de conducir

3.-Y, si tenías síntomas claros de alcoholemia, no evitará que te condenen igualmente por ir bebido al volante.

Son muchas las alcoholemias que he llevado. Es curioso, porque todo el mundo dice que se encontraba bien y que solo se había tomado dos cervezas (es la frase estrella).

Pero luego lees el atestado y vas viendo una serie de síntomas de alcohol que dejan claro que se había bebido hasta el agua de los floreros, sin que haya manera de darle la vuelta a la tortilla.

Hazme caso y colabora con la Policía o la Guardia Civil, haz tu prueba de alcoholemia y no te busques más problemas.

Abogado especialista en alcoholemias de Granada.

Si te ha gustado esta entrada, quizás te interese Juicio rápido por alcoholemia. Procedimiento penal por positivo.

Fuentes: foto de entrada, foto 1, foto 2

Pablo Romero
Author
¿Quién soy yo? Pues alguien muy alejado de la imagen fría y distante que quizás tengas de un abogado. Me caracteriza la cercanía, confianza y sencillez. Me encanta mi trabajo y me ilusiona ayudar a los demás. Civil, penal, laboral y familia. Pablo Romero. Abogado en Granada.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad