DAÑOS MATERIALES POR UN ACCIDENTE DE TRÁFICO. CÓMO CONSEGUIR QUE TE ARREGLEN EL COCHE. QUÉ SE PUEDE RECLAMAR

Acabas de tener un accidente de tráfico y el contrario ha destrozado tu vehículo. Además has sufrido otros daños, por ejemplo, se te ha roto el móvil. No sabes cómo conseguir que te arreglen el coche (o la moto) o si se puede pedir indemnización por el resto de los perjuicios. Desconoces qué se puede reclamar y cómo hacerlo. En esta entrada te lo explico todo.

PUNTO DE PARTIDA: TE TIENEN QUE DEJAR COMO JUSTO ANTES DEL ACCIDENTE

Lo primero que hay que tener claro es que tú, como víctima, tienes el derecho de que te dejen exactamente igual a como estabas justo antes del accidente.

¿Y eso que significa? Pues, dicho en cristiano, que tienes derecho a reclamar por cualquier daño que derive directa o indirectamente de la colisión.

Y cuando digo cualquier daño es cualquier daño. Sin excepción.

Vale, pues este es el punto de partida, que pinta muy bien. Pero por desgracia las cosas no son tan sencillas. Vamos a ir viéndolo poco a poco

Por cierto, y antes de continuar, quiero aclarar que cuando hablamos de daños se tendrían que incluir tanto los materiales como los personales, es decir, las lesiones.

En esta entrada me quiero centrar únicamente en los primeros. Si quieres saber como tratar y reclamar por tus dolencias te remito a estas dos entradas:

una relativa a las lesiones, qué se puede reclamar y como obtener la máxima indemnización

y otra relativa a cómo obtener la asistencia médica necesaria para dichas lesiones.

DAÑOS EN EL VEHÍCULO. ¿QUIÉN ME LO REPARA?.

Para empezar vamos a hablar de la preocupación más común: los daños en el vehículo.

Pues, ya se trate de un pequeño rayajo, ya te hayan dejado el coche (o la moto) siniestro total tienes todo el derecho del mundo a reclamar

Y a ti esto te tendría que salir completamente gratis. Porque tendría guasa que encima que te han golpeado, tuvieras que hacerte cargo tu de las consecuencias.

Como el tema de los daños materiales es una cosa que se suele arreglar entre seguros (ahora te explicaré por qué) lo primero que tienes que hacer es dar parte a tu compañía.

En concreto le tienes que explicar cómo ha ocurrido el accidente (generalmente mandando el parte amistoso) y hacer una breve descripción de los daños sufridos en tu vehículo. Con eso debiera ser suficiente, no te van a pedir un peritaje técnico de la NASA.

Tras hacer esto, en pocos días te suele llamar tu propia compañía diciéndote que se ha “autorizado el siniestro” y dándote una lista de talleres a los que llevar tu coche para que te lo arreglen.

Así que en cuestión de días o semanas tienes tu coche reparado completamente gratis. Y todo esto por la aplicación del convenio CICOS

CONVENIO  CICOS ¿ESO QUÉ ES?

Te lo voy a explicar de manera muy resumida y sencilla para que entiendas de qué estamos hablando.

Cuando te dan un golpe debiera ser la compañía seguros contraria (la del vehículo culpable) quien se encargara de arreglar el coche en uno de sus talleres. Porque es el que ha causado los daños.

Pero por el convenio CICOS (una especie de acuerdo interno que existe entre la mayoría de las compañías), para ir más rápido, si se “autoriza el siniestro” (que es como llaman a que se cumplan con los requisitos necesarios), es tu propia compañía la que repara tu vehículo. Por eso es tu seguro quien te llama para darte el listado de los talleres y quien gestiona todo.

A las compañías este convenio le ayuda a reducir costes y a ti te permite que te arreglen el coche antes. Todo el mundo contento.

CUIDADO CON EL VALOR VENAL

Especial mención cuando tu coche es declarado siniestro total y (recuerda, tu propia compañía) te ofrece el valor venal que es una “tomadura de pelo”.

Como se trata de una cuestión compleja le he dedicado su propia entrada. No dejes de leerla: en ella explico cómo no debes de aceptar de primeras lo que te ofrecen y cómo conseguir una cantidad mayor.

¿Y SI NADIE SE HACE CARGO DE LA REPARACIÓN?

En estos casos a tu compañía ni le insistas, porque el convenio CICOS es una cosa interna entre seguros. Es decir, que tú no le puedes exigir que lo apliquen. Si tu propia compañía se niega, no les puedes obligar a nada.

En ese caso solo te queda reclamarle a la compañía de seguros contraria. Porque es la única responsable (junto con el conductor, claro). Si de buenas ha sido imposible llegar a un acuerdo hay que echar mano de los Juzgados. Demanda al canto. Y por supuesto, te aconsejo que contactes con un abogado especialista en esta materia (oye, que casualidad, yo llevo años y años dedicándome a esto…consúltame)

OTROS DAÑOS QUE SE PUEDEN PEDIR

Junto a la reparación del vehículo, se pueden reclamar otros muchos daños. En general cualquier tipo de gasto o perjuicio que derive directa o indirectamente del accidente.

Por tanto, la única condición que se exige es que puedas demostrar, además de la existencia del daño, la relación del mismo con el accidente.

Daños en objetos que llevabas o portabas en el momento del accidente: la ropa, unas gafas, un móvil, el casco de la moto, en el reloj etc etc

Para todo este tipo de objetos te adelanto que es muy importante no tirarlos a la basura por muy destrozados que hayan quedado. A veces la compañía contraria pide corroborar el daño y hay que ponerlos a su disposición. Así que guárdalos. Y busca los tickets de compra. Si no los encuentras no te preocupes, siempre se puede recurrir a Amazon para determinar cuanto vale el producto.

-Gastos derivados del accidente.

Algunos parecen más evidentes, como pudieran ser los de asistencia médica, como puede ser el coste del fisio para la rehabilitación. Por cierto, respecto a quién paga la asistencia médica, como te indique más arriba, lo explico todo en esta entrada.

O el coste de las medicinas o de productos ortopédicos que se requirieran como consecuencia de las lesiones. Ten en cuenta que a veces se necesita de una prótesis compleja y el precio de estos productos puede ser elevadísimo

Sin olvidar uno muy típico: la grúa que retiro el vehiculo porque quedo inservible.

Otros gastos son menos evidentes, pero igualmente reclamables. Imagina que, precisamente para ir al fisio por culpa de las lesiones, te ves obligado a coger tres veces a la semana un autobús (ida y vuelta). Pues si te vas quedando con los tiquets también se pueden  reclamar. Porque si no hubieras tenido el accidente, no tendrías que haber cogido ese autobús (o el metro, o un taxi)

El  problema de alguno de estos gastos indirectos o complementarios es que generalmente los seguros no lo incluyen en sus ofertas para llegar a acuerdos amistosos. Porque saben que nadie va a meterse en un juicio por 100 € que te hayas podido dejar en el metro. Pero eso no quita que se puedan reclamar.

O juegan con otros conceptos como “el valor de los restos” o la depreciación. Que no te vendan la moto. Constantemente se están inventando alguna historia para rebajar la indemnización.

Recuerda que siempre hay que solicitar lo máximo, hay que pelearlo todo. Que ya habrá tiempo, si interesa, de negociar y rebajar. Pero si no lo pedimos es como si esos gastos no existieran.

-Lucro cesante.

Hablamos constantemente de daños palpables. Pero en ocasiones el perjuicio es intangible, como el dinero que has dejado de ganar por sufrir un accidente. Que es a lo que se llama el lucro cesante.

Imagínate que ibas a dar una charla por la que pagaban 500 €. Y por culpa del accidente no has podido hacerla. Pues tienes derecho a reclamar esa ganancia dejada de obtener.

 

Por último indicaros que os he querido mostrar la premisa básica de todo aquello que se puede reclamar (todo daño que derive directa o indirectamente del accidente) y enumeraros los supuesto más comunes.

Si bien cada caso es un mundo y siempre surgen supuestos singulares, perjuicios excepcionales. No descartes absolutamente nada. Ponte en contacto conmigo y analizaremos si se puede reclamar para obtener la máxima indemnizacion.

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top