QUÉ ES EL VALOR VENAL. CUANDO TE OFRECEN UNA PORQUERÍA POR TU VEHÍCULO.

Tu coche tiene unos años, pero lo tienes nuevecito. Sin embargo, tienes un accidente y la compañía de seguros te dice que no te lo repara, que tan solo te ofrece una cantidad ridícula de dinero: el valor venal del vehículo . ¿Qué puedes hacer en esos casos?

QUÉ ES EL VALOR VENAL. LA TRIQUIÑUELA DE LA COMPAÑÍA DE SEGUROS

Quizás la definición más práctica y sencilla es el valor en que se debe tasar oficialmente un modelo concreto de vehículo por la antigüedad del mismo.

Hay varias tablas (Ministerio de Hacienda, Gavam y Eurotax)

Todos sabemos que los coches son de los objetos que con el paso del tiempo más bajan su precio, se deprecian desde el mismo momento en que lo sacas del concesionario.

Y a esto se agarran las compañías de seguros Porque a efectos de tasación conforme al valor venal, va a dar igual que tuvieras el coche destrozado o nuevo, impoluto y limpio cual patena.

Su valor lo va a determinar los años que han pasado desde la fecha de matriculación. 

Es decir, probablemente una birria comparado con el valor real (valor a nuevo que se le llama técnicamente) del coche.

Y como es una valoración oficialmente aceptada y permitida, pues ya puedes contarle a la compañía que te has desvivido por cuidar tu coche, que a ellos “plin”

Si el valor de reparación supera el venal, la compañía lo tiene claro: siniestro total.

Después de años pagando religiosamente al seguro, ahora van, y te intentan tomar el pelo ofreciéndote una minurria.

La cara de tonto que te queda es de campeonato.

¿QUÉ SE PUEDE HACER? PASO PREVIO: LLEVARLO A TALLER Y VALOR DE MERCADO.

Si estas leyendo esto es porque tienes un problema. Y cada caso es un mundo. Así que te aconsejo que me consultes. Solo tardarás 5 minutos. Pero a continuación te explico los pasos a seguir

Lo primero que tiene que hacer es llevar el coche a un taller de confianza. Que te hagan un presupuesto del coste de la reparación.

Imagínate que te dicen 3000 €. Y, siguiendo con nuestro ejemplo, la compañía de seguros te ofrecía 700 €. Vamos, una broma

Pues con ese papel, ya puedes ir a la compañía para apretarles” un poco. Para intentar negociar.

Porque ellos tienen la obligación de dejarte el coche tal cual estaba justo antes del accidente.

Pero no está escrito en ningún sitio que eso signifique, sí o sí, que te paguen el valor venal.

También es perfectamente válido, porque quieres seguir utilizando el coche, que te costeen su efectivo arreglo (en este caso 3000 €).

Así que, con el presupuesto encima de la mesa, en ocasiones se consigue que aumenten la oferta inicialmente realizada.

Sobre todo porque son conscientes de lo que puede suceder en un juicio (que ahora te comentaré) y prefieren ahorrarse esos gastos y trámites.

Otra opción, al margen del presupuesto, es que te metas en internet y averigües el valor de mercado, que no siempre tiene que coincidir con el valor venal.

El valor de mercado lo establece la ley de la oferta y la demanda.

Así que si da la casualidad de que, por muy “cochambroso” que pueda ser tu coche, se ha visto a Cristiano Ronaldo conduciendo un modelo idéntico, va a subir su demanda, y como no, su precio.

Pues también puedes presionar a la compañía con ese valor de mercado, aunque no nos engañemos, no me imagino a Cristiano Ronaldo con un coche que tuviera una “tripotera” de años…

Pero, ¿y si la compañía “pasa” literalmente del presupuesto y/o del valor de mercado? 

¿TENGO OBLIGACIÓN DE ACEPTAR EL VALOR VENAL? DEMANDA JUDICIAL

NO, no me tengo que quedar con el valor venal.

Si no se bajan del burro, hay una salida: la demanda judicial.

Como hay dos opciones (en nuestro ejemplo, 700 € frente a 3000 €) que sea un Juez el que decida cual de las dos es la correcta. Y generalmente eligen la reparación efectiva del coche.

Pero hay una pega. Para que la demanda judicial tenga futuro no vale con el presupuesto.

Porque los Jueces entienden que si vas con un presupuesto y te dan la razón, lo que va a hacer el dueño del coche es comprarse un coche de segunda mano por 700 € y darse una mariscada de lujo con los 2300 € restantes.

Que es que los españoles somos muy “pillos”

Así que, aunque no venga en ningún lado escrito, primero tienes que asumir el coste de la reparación, necesitas una factura.

Y claro, aún no sabes si condenaran a la compañía o no, en cuyo caso te comerías con patatas” parte de lo gastado.

Es muy difícil que condenen a la otra parte con un simple presupuesto por mucho que alegues que no podías reparar porque no disponías precisamente del dinero.

Lo más probable es que si reclamas con una factura te den la razón. 

Ahora bien, no es seguro, porque en ocasiones, dependiendo de las circunstancias, los Jueces se van a un punto intermedio.

Cogen el valor venal y lo incrementan un 30 % (llamado valor de afección). Con eso entienden que te puedes dar con un canto en los dientes.

Solución salomónica: un valor a medio camino entre ambas opciones.

Y en otras ocasiones, las pocas (es raro verlo) se quedan con el valor venal, sin ningún tipo de incremento.

Por último, si quieres más detalles respecto del procedimiento a seguir para que te reparen el coche y sobre qué otros conceptos/daños se puede reclamar, no dejes de leerte esta entrada.

CONCLUSIÓN

A priori no aceptes el valor venal.

Consigue un presupuesto de reparación o averigua el valor de mercado y negocia con la compañía.

Es bastante probable que te suban algo la oferta, por el valor de afección, o incluso te quiten el descuento por los restos.

Y si no hay manera de que muevan ficha, siempre podrás arreglar el coche y demandarlos, en cuyo caso es muy factible que te den la razón.

Aclaración: todo esto se refiere al supuesto en el que el culpable del accidente sea un tercero. Para supuestos en los que no hay un contrario, y reclames a tu compañía, por ejemplo, porque lo tenías a todo riesgo, tendrás que atenerte obligatoriamente al clausulado de tu póliza.

Por otro lado, te adelanto que, aunque la culpa sea de un tercero, generalmente quien te repara es tu propia compañía por el convenio CICOS.

En breve haré una entrada sobre este tema, pues es complicado de explicar. Pero que no te engañen, puedes seguir reclamando al tercero conforme lo dicho en esta entrada

Si tienes cualquier duda, escríbeme. Te quedarás mucho más tranquilo con la respuesta: pablo@miabogadodeconfianza.es

Por último, si has tenido un accidente de tráfico te recomiendo que leas los 3 pasos a seguir para obtener la reparación del vehículo, curen tus lesiones y obtengas una muy buena indemnización.

 

1 Comentario

Commentarios están cerrados

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top