SI SE VA MI PAREJA ¿PUEDO QUEDARME EN EL PISO ALQUILADO?

Estabas casado/a o tenías pareja desde hace tiempo. Pero habéis roto y te ha abandonado ¿puedes quedarte en el piso que el/ella tenía alquilado?

SITUACIÓN DE PARTIDA: HE ROTO CON MI PAREJA Y EL/ELLA TENÍA EL PISO ALQUILADO

 

abogado especialista arrendamientos

Tenías pareja estable. Quizás no habíais llegado a firmar papeles o directamente estabais casados. Y vivíais juntos, vuestro nidito de amor, en un piso alquilado (arrendamiento de vivienda)

Pero un buen día todo se tuerce y el idílico romance se va al traste. La convivencia se había hecho insoportable y él/ella decide marcharse. O, a lo mejor, todo parecía que iba a las mil maravillas, pero en su cabeza rondaban otras ideas, y sin previo aviso, te abandona.

Y mientras todavía estas intentando asimilar el fin de la relación te llevas un nuevo palo. El piso en el que sigues viviendo lo tenía (la ahora) tu expareja alquilado. Es decir, en el contrato de arrendamiento tu no sales por ningún lado.

¿Te tienes que ir de la vivienda?

QUÉ HAY QUE HACER PARA QUE NO ME PUEDE ECHAR EL PROPIETARIO

 

Pablo Romero mi abogado de confianza

Al irse tu expareja de la casa lo normal es que avise al propietario y ambos pongan fin al contrato de arrendamiento, en cuyo caso, el casero tendría derecho a recuperar la vivienda, poniéndote de patitas en la calle.

O se pudiera dar el caso de que no le diga nada al arrendador. Pero lo que no sería muy lógico es que tu expareja siguiera pagando el alquiler, con lo cual llegaríamos al mismo punto: se rescindiría el contrato por impago de renta y el propietario, a través de un desahucio, tendría derecho a echarte de la casa. (art 27.2.f LAU)

Entonces ¿qué puedes hacer? Pues que no te de un “patatús”, que tienes dos posibilidades para no tener que hacer el petate (art 12 LAU).

-que el propietario se ponga en contacto contigo.

Supongamos que tu expareja sí que avisó al arrendador y le dijo que no renovaba o que desistía del contrato.

En estos casos, se supone, según ley, que el propietario tiene la obligación de ponerse en contacto contigo y preguntarte si quieres o no seguir en la vivienda.

Tú tendrías un plazo de 15 días para dar una respuesta. Si dices que sí (y se dan las circunstancias que luego veremos) te quedas en la casa. Si dices que no, o no respondes, el arrendador podrá poner fin al contrato dándote una pata en el culo.

Pero, pese a lo que acabo de contarte suena muy bien, en la práctica tiene una pega enorme. Recuerda que en el contrato, como arrendatario, el único que aparece es tu expareja. Con esto quiero decir que quizás tú te hayas puesto en contacto mil veces con el arrendador, pero oficialmente solo “reza” tu expareja

Y si el propietario es de los listillos, siempre puede negar que te conociera y que por eso rescindió el contrato sin necesidad de requerirte. Y claro, para demostrar que no te puede echar,  te verías en la obligación de probar que sí que sabía de tu existencia: a través de mails, whatssap etc

Total, que se pudiera complicar mucho la situación cuando en realidad tienes una solución mucho más fácil.

-que seas tú quien se ponga en contacto con el propietario

Básicamente, de lo que hablo, es  de coger el toro por los cuernos.

En cuanto tu expareja diga aquello de que no va a volver a verte y cruce la puerta tú te pones en contacto con el arrendador, Dejas las cosas claras desde un principio y  te evitas que el casero se invente posible excusas y los consiguientes problemas.

Lo que tienes que hacer es una notificación escrita al propietario donde indicas los siguientes puntos:

-Que eres el cónyuge o pareja del arrendatario (en concreto tendrás que acreditar la relación con los requisitos que más adelante veremos)

-Que durante el arrendamiento convivías con él en la vivienda arrendada

-Que la relación se ha roto, y tu expareja ha decidido abandonar la vivienda.

-Pero que tú te subrogas en la posición del arrendatario, continuando con el alquiler y por tanto, que permanecerás en la  casa alquilada

Para esta notificación tienes un mes. Cuanto antes la hagas mejor.

Y no peques de pardillo/a, no llegues a un simple acuerdo verbal: tienes que hacerlo por escrito. En primer lugar, porque para este caso concreto lo exige la ley. Pero es que, además, las palabras se las lleva el viento y el arrendador te puede estafar.

Imagínate que lo llamas, o, como en el supuesto del punto anterior, es él el que te llama a ti,habláis de lo sucedido, para tu sorpresa se muestra muy razonable y alcanzáis un trato sin necesidad de dejar nada por escrito. Que te puedes quedar en la vivienda sin problema.

Tú bajas la guardia y te relajas. Al tiempo te llega una orden de desahucio. Te quedas de piedra. Lo llamas para pedir explicaciones y te cuenta que él nunca te dio su permiso, que es su palabra contra la tuya y que a ver si tienes narices a demostrar lo contrario. Y como tiene la ley de su mano lleva todas las de ganar.

Por cierto, las cosas no son tan fáciles, porque, incluso en el ejemplo que acabo de poner, seguramente haya pruebas que ayuden a justificar tu posición: la más típica es que las transferencias del alquiler han pasado a estar a tu nombre. Pero ¿para qué calentarte la cabeza cuando puedes cortar por lo sano?

De ahí la importancia de dejarlo todo por escrito.

Pues en los dos casos expuestos tendrías derecho a permanecer en la vivienda. Pero ojo que para eso se tienen que dar una serie de requisitos mínimos

CONDICIÓN INDISPENSABLE: PAREJA ESTABLE

abogado especialista arrendamientos

Todo lo que estamos contando es solo aplicable para supuestos de parejas estables. Es decir, que no puedes hacer uso de este derecho si con quien te has peleado es un “rollete” de fin de semana.

Ahora, la pregunta clave es ¿cuando se considera pareja estable?

Por supuesto, cuando estáis casados. Si hay un matrimonio de por medio, a poco que lo acredites ya no tienes que justificar nada más.

Si te das cuenta hablo en presente: que hay un matrimonio, no en pasado, porque el supuesto que explico en esta entrada es solo aplicable a aquellos casos en los que aún no os habéis divorciado. Para más detalles me remito al último punto de esta entrada

Pero si no hay papeles de por medio, la ley exige que acredites que llevabas conviviendo con tu pareja dos añitos. Y tenía que tratarse, como dice la ley, de una análoga relación de afectividad a la de un matrimonio.

Es decir, da exactamente igual si estabais casados o no. Pero lo que si se exige es que fuera una relación seria. Así que no vale que vivieras en un piso de estudiantes, o simplemente compartiendo piso con otras personas.

Y por supuesto, puede tratarse de una pareja heterosexual u homosexual. Lo único importante es que fuera una pareja estable.

Si a pesar de no estar casados, tu expareja y tú tenéis un hijo en común, no tendrás que probar los dos años de convivencia, será suficiente con que demuestres que vivías con el/ella (el arrendatario) en la casa alquilada

¿A QUÉ TENGO DERECHO? EL TIEMPO QUE PUEDO PERMANECER EN LA VIVIENDA

 

duracion contrato arrendamientoCuando le dices al propietario que vas a permanecer en la vivienda, en realidad, lo que estás haciendo es subrogarte en la posición del  arrendatario. O dicho en cristiano, que pasas a ser el nuevo inquilino/a en las mismas condiciones que tenía tu expareja.

Por lo tanto el contrato sigue en pie, pero ahora contigo. ¿Y durante cuánto tiempo?

Pues depende de lo que le quedara al alquiler. Los contratos de arrendamiento tienen una duración mínima. A día de hoy suelen ser 5 años, con lo cual podrás quedarte lo que reste. Para salir de dudas no dejes de consultar esta entrada)

Y respecto a tus derechos como inquilina tienes exactamente los mismos que tenía tu expareja, es decir, el antiguo arrendatario. Que el propietario no te venda la moto. De hecho, cualquier pacto que se recogiera en el contrato contrario a este derecho sería nulo. Para que te hagas una idea, consulta los derechos mínimos del arrendatario.

Como contra partida, (es de perogrullo) también tendrás las obligaciones del inquilino, o lo que es lo mismo, te tocará pagar la renta mensual y el resto de gastos asimilados.

EL PELIGRO DEL ACUERDO CON TU EXPAREJA

 

abogado especialista arrendamientosOjito con buscar soluciones intermedias para quedarte en la casa.

Si has roto con tu pareja sería raro que llegaras a algún tipo de acuerdo con él/ella, porque lo normal es que ni te hables.

Pero quizás no sea el caso y consigues que él/ella no le diga nada al arrendador y tú te quedas en la casa como si tal cosa a cambio de encargarte del pago del alquiler.

Pues se trataría de una cesión no consentida por el propietario, y por tanto, conforme al art 27.2, c) de la LAU, este te puede poner de patitas en la calle.

Si quieres más información sobre la cesión y/o el subarrendamiento de una vivienda alquilada, echale un vistazo a esta entrada

SEPARACION LEGAL O DE HECHO.

 

abogado especialista arrendamientosSi te das cuenta, todo lo expuesto en esta entrada se refiere a los casos en los que has roto con tu pareja pero aún no te has divorciado (o separado legalmente)

Es decir, que si tu pareja se va un par de años, pero porque se tiene que ir a trabajar al extranjero para meter dinero en la familia, aquí es es aplicable el art 7 de la LAU , porque no has roto la relación y tienes derecho a permanecer en la vivienda sin más.

Por el otro lado, si no es una simple separación de hecho, y al fin de la relación le ha seguido una sentencia judicial de separacion o divorcio (vamos, que habéis metido a los Tribunales por medio) en estos casos son aplicables estas medidas..

Por tanto, en esta entrada nos referimos al típico caso en el que tu pareja no aguanta más y se va de casa dando un portazo y gritando que en breve te llegaran los papeles del divorcio. Osea, que te deja claro que la relación se ha roto y que va a hablar con un abogado, pero lo cierto es que en este momento seguís casados

¿Y SI EL CONTRATO ESTÁ A NOMBRE DE LOS DOS?

necesidad arrendador vivienda

Pues en este caso nada de lo expuesto es aplicable, porque aunque tu expareja se vaya, tu puedes permanecer en la vivienda en tu condición de coarrendatario. Así que a seguir pagando tus mensualidades y santas pascuas

Para finalizar, simplemente decirte que todos estos casos son muy complejos y que por eso te recomiendo que me consultes tu caso concreto y así puedas salir de dudas. Solo te llevará minutos y será un placer ayudarte.

Abogado especialista arrendamientos Granada

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top