SI ME CONDENAN A PRISIÓN ¿VOY A IR A LA CÁRCEL?

Te han denunciado y hay un procedimiento penal frente a ti. No pegas ojo de pensar que puedas dar con tus huesos en una celda: ¿vas a ir a la cárcel?

NO SIEMPRE QUE TE CONDENAN A PRISIÓN VAS A LA CÁRCEL.

Pues, salvo que la hayas liado muy parda, no vas a dormir entre barrotes. Así que ya puedes respirar un poco más tranquilo.

Si te condenan a dos años de prisión o menos, lo normal es que no vayas a la cárcel. Porque te suspenden la pena. La condena existe, pero queda sin efectos. (art 80 CP)

Hay una explicación sencilla: el legislador y los Jueces son conscientes de que, una persona, después de meterlo en un presidio, sale peor que cómo entró (pero esto no se suele contar por ser políticamente incorrecto)

Y todos nos podemos equivocar, nadie está a salvo de meter la pata. De ahí evitar en la medida de lo posible que pongas un pie en la trena.

Es como una especie de comodín. Una especie de “por esta vez lo vamos a dejar pasar”

Pero ojo, que para que te den esta oportunidad hay que cumplir con una serie de requisitos

REQUISITOS PARA LA SUSPENSIÓN DE LA PENA: SUPUESTO TÍPICO.

Ya hemos dicho que la premisa básica es que sean 2 años o menos de prisión. Pero no es suficiente.

También se tiene en cuenta si tienes o no antecedentes penales y de qué tipo, así como si has pagado o vas a pagar la responsabilidad civil que hayas generado.

Por lo que podemos decir que el supuesto típico para que te suspendan la pena es que te hayan condenado a dos años o menos de prisión, sea tu primer delito y hayas satisfecho la responsabilidad civil.

En estos casos lo más probable (casi seguro) es que no vayas a la cárcel.

SUSPENDER LA PENA ES POTESTAD DEL JUEZ.

Y digo “lo más probable” porque la suspensión de la pena es una decisión libre del Juez. Es decir, que aunque cumplieras los requisitos, el Juez tiene la facultad de mandarte a prisión.

Para ello valorará la clase de delito y tus circunstancias personales. Igualmente tendrá muy en cuenta el esfuerzo que hagas por reparar el daño que hayas podido generar.

Pero vamos, que en todos los años que llevo ejerciendo nunca he visto un caso en el que, apenas que se cumplan los requisitos mínimos, no suspendieran la pena.

Respecto a qué supone la suspensión de la pena de prisión (cómo se hace y qué implica), en esta entrada lo explico con detalle.

ANTECEDENTES PENALES

En principio no te van a suspender la pena si ya tienes delitos a tus espaldas. Pero tienen que ser delitos “de peso” No se tienen en cuenta los antecedentes por delitos leves o imprudentes.

Tampoco se consideran los delitos que nada tengan que ver con el que acabas de cometer y, por su naturaleza y circunstancias, no sirvan para valorar la probabilidad de que puedas volver a reincidir (por ejemplo, has cometido un delito frente a Hacienda y antes tenías una alcoholemia).

Y por supuesto, no se tienen en cuenta los antecedentes penales que ya se hayan cancelado. Porque se cancelan, y no duran (como la gente se cree) toda la vida.

RESPONSABILIDAD CIVIL

Para que te suspendan la pena tienes que haber pagado por todos los daños que hayas podido causar.

Pero también se acepta como válido un acuerdo de pago. Porque quizás tu bolsillo no te permita hacer frente de golpe a la cantidad total a pagar por responsabilidad civil.

Así que la ley es flexible y te permite asumir un compromiso de pago razonable de acuerdo a tu capacidad económica.

Incluso, si eres insolvente, te puedes librar de la cárcel sin necesidad de cumplir con este requisito.

También tendrás que devolver todo lo que te hubieras quedado por la comisión del delito (decomiso)

EXCEPCIONES

La ley recoge un premio para los que no sean “reos habituales”, es decir, personas que no hayan cometido tres o más delitos de la misma clase en un plazo de 5 años.

En estos casos te puedes librar de la cárcel aunque tuvieras antecedentes penales siempre que hayas reparado el daño causado o quede claro que lo vas a hacer. Eso sí, te llevarás “de regalo” una multa o trabajos en beneficio de la comunidad.

Si tienes problemas con las drogas o el alcohol, y el delito lo hubieras cometido precisamente por tu adición a estas sustancias, no pisarás la cárcel, aunque tuvieras antecedentes y no pagarás la responsabilidad civil.

Para ello es necesario que la condena de prisión no supere los 5 años y que puedas probar haberte “desenganchado” o estar bajo rehabilitación (tratamiento) con tal fin

 

Por último, te van a suspender la pena sin exigirte ningún tipo de requisito si padeces una enfermedad muy grave o que te genera un sufrimiento (padecimientos) incurables (imagina que tienes un cáncer terminal).

En estos casos solo te exigen que no tuvieras ya una pena suspendida por idéntico motivo.

CONCLUSIÓN

Si te has visto envuelto en algún follón ya sabes que no tienes que ir despidiéndote de tus amigos. Porque salvo que se trate de un tema muy grave, lo normal es que, a poco que cumplas los requisitos expuestos, no entres a prisión.

Pero como has visto, la suspensión de la pena es muy compleja, por lo que no dejes de consultarme tu caso. Así podrás respirar tranquilo.

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top