QUÉ SE PUEDE RECLAMAR TRAS UN ACCIDENTE DE TRÁFICO.

Acabas de tener un accidente de tráfico. Te han dañado el vehículo y además te encuentras muy dolorido. Pero no sabes exactamente qué se puede reclamar y cómo hacerlo. En esta entrada te lo explico todo.

QUÉ SE PUEDE RECLAMAR. REQUISITOS NECESARIOS

En todo accidente de tráfico hay que partir de una premisa básica: te tienen que dejar como te encontrabas inmediatamente antes del accidente.

O lo que es lo mismo, se pueden reclamar todos los daños que deriven directa o indirectamente de la colisión.

Y cuando digo todos son todos, sin excepción.

Eso sí, para poder reclamarlos se tienen que dar unas condiciones mínimas:

que la culpa sea del contrario.

Es de perogrullo. Si has sido tú quién la ha liado parda, encima de todo, no vas ponerte a pedir responsabilidades (os sorprendería la “pila” de gente encabezonada en hacerlo)

Como curiosidad te diré que en este país de “Lazarillos de Tormes” hay auténticos profesionales que se dedican a estafar dinero a las compañías de seguros ¿Cómo? Provocando accidentes en los que parece que la culpa fue del contrario. En esta entrada cuento una de las más típicas.

De hecho, no siempre es fácil determinar quién ha sido el responsable. Y en muchas ocasiones lo que se da es una concurrencia de culpas. En estos casos también se puede reclamar. Consúltame y te daré más detalles.

-que puedas demostrar la existencia de los daños.

El personal es muy dado a inventarse lesiones. O resulta que todo el mundo llevaba el iPhone de última generación en el momento del accidente.

Pues no, no vale con afirmarlo, hay que probarlo. Documentación médica, tiquets de compra etc etc

-que el perjuicio derive del accidente.

De nuevo otro ejemplo típico: me han dado un leve golpe en el faro del coche, pero ya aprovecho y pretendo que me reparen el coche entero y que le pongan hasta tapicería de cuero.

Pues tampoco vale. Se puede reclamar todos los daños que deriven del accidente, aunque sea de rebote. Pero si no hay ninguna relación  (el daño era previo, o apareció después) no es posible.

DAÑOS PERSONALES Y DAÑOS MATERIALES

Vale, ya sabemos qué condiciones mínimas tienen que tener los perjuicios sufridos. Pero ¿cuáles son estos perjuicios? Pues se dividen en dos tipos

-Daños personales. Lesiones.

Todo tipo de perjuicio físico que hayas podido sufrir.

Para ello es básico que tras el accidente vayas a urgencias y a continuación comiences a recibir asistencia médica.

Y una vez hayas sanado, estas dolencias se traducen a términos económicos y se pide una indemnización a la compañía contraria.

Sobre qué lesiones se pueden reclamar y cómo obtener la máxima indemnización no dejes de leerte esta entrada

-Daños materiales.

A los primeros que se les suele dar importancia son a los sufridos por el vehículo. Cómo conseguir que te arreglen el coche (o la moto). Que te lo dejen como estaba.

Y ojito cuando te ofrecen el valor venal, que tiene trampa.

Pero hay otros muchos perjuicios que has podido sufrir: la rotura del móvil, de unas gafas o el coste de la grúa.

En esta otra entrada te explico al detalle qué tipo de daños materiales se pueden reclamar.

Como puedes observar son muchos los daños que pueden derivar de un accidente de tráfico. Pero, como ahora te indico, no es nada fácil. Las compañías de seguros se inventan mil y una historias para ponerte pegas.

Por eso te recomiendo que, desde ya, te pongas en mano de un abogado especialista en esta materia (oye, que casualidad, yo llevo años y años dedicandome a esto…..escríbeme)

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top