OBLIGACIÓN DE DECLARAR. CUANDO TE PUEDES LIBRAR DE ACUSAR.

Te han citado en un procedimiento penal para declarar. Y estás muy asustado porque no quieres acusar al denunciado ¿Qué puedes hacer?

SI ERES TESTIGO: TIENES UN SERIO PROBLEMA.

abogado especialista derecho penal Granada Pablo Romero

Siempre se ha dicho que, en una pelea, el que separa se lleva todos los golpes. Pues con los testigos pasa lo mismo.

La mitad de las veces el asunto no tiene que ver nada contigo. Pero tú presenciaste lo que ocurrió, así que eres testigo y te han metido en el ajo.

Y este tipo de historias (hablamos de asuntos penales) no suelen ser muy amigables. Vamos, que el denunciado no da precisamente “buen rollo”. Y encima es un tema que ni te va ni te viene. Pero te dicen que tienes que declarar ¿Hay alguna manera de librarse?

Pues siento decirte que por regla general no.

Todos tenemos la obligación de colaborar con la Justicia.  Así que, si te llaman a declarar a un proceso penal (ya sea en unas Diligencias Previas o directamente en un juicio) tienes la obligación de acudir y de decir la verdad. Te toca mojarte (y luego ya te “secarás” como buenamente puedas)

Piensa que si no vas al juicio es posible que te lleves una multa de regalo, y si mientes declarando te pueden imputar un delito de falso testimonio y la broma es pequeña. Pero de estos temas, al ser complicados, hablaré en otra entrada.

Por tanto te toca contar lo que pasó, aunque hay excepciones. Es decir, hay gente que no está obligada a declarar y, en consecuencia, pueden evitar que el “marrón” de encima.

abogado especialista derecho penal granada

Hablamos de los parientes del procesado en líneas directa ascendente y descendente, su cónyuge o persona unida por relación de hecho análoga a la matrimonial, sus hermanos consanguíneos o uterinos y los colaterales consanguíneos hasta el segundo grado civil,. (art 416 de la LECr)

O dicho en cristiano, no tendrás que pasar por el mal trago de declarar si eres el esposo, la mujer o sencillamente la pareja si es una relación estable, el hermano o hermana biológica, el hijo o la hija (o nietos), el padre o la madre, o, por último, el abuelo o la abuela.

En estos casos el legislador quiso proteger el núcleo familiar y no poner a nadie entre la espada y la pared de tener que acusar a un pariente directo, que ya sabemos que en todas las familias “se cuecen habas” .

Por supuesto, que no tengas obligación de declarar no quiere decir que no lo puedas hacer y que te despaches a gusto si es lo que quieres

Ojito si eres cuñado/a, que en este caso no te libra nadie de explicar lo sucedido.

También hay otras personas a las que se dispensa de esta obligación por su profesión: el abogado respecto de su cliente, (así como los traductores e interpretes que hubieran colaborado con estos últimos), los eclesiásticos que conocieran de un delito por confesión, o determinados funcionarios públicos que tuvieran igualmente secreto profesional.

Una última excepción son los incapacitados física y moralmente. En cuanto al primero es lógico que se le dispense de declarar. Más dudas ofrece el segundo supuesto pues quién se encuentre moralmente incapacitado es un tema muy subjetivo.

En todo caso, para evitar que este supuesto se convierta en un cajón desastre al que se agarre todo el mundo, los Jueces son muy muy estrictos, aplicándolo solo en supuestos como (por ejemplo) el del cura con la confesión de sus parroquianos. Vamos, que a un testigo normal no le van a aplicar este artículo, sino, no declararía ni el “tato”

Por último, mucho cuidado si tu miedo a declarar es porque sabes que todo es mentira y en realidad estas “conchabao” con algunas de las partes. Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo: y ya no es solo que te puedan imputar a ti un delito de falso testimonio, es que a la parte que te ha propuesto le van a “cascar” también otro delito, por listo

SI ERES PERITO.

Aprovecho para decir que todo lo expuesto respecto a los testigos es aplicable a los peritos: es decir, tienen el deber de acudir al llamamiento judicial bajo riesgo de multa, obligación de decir verdad (ojo, que también es delito mentir: art 459 y 460 del CP) e igualmente el deber de declarar salvo las excepciones ya comentadas.

Otra opción que tiene el perito, si el asunto no le convence nada, es alegar cuando lo llamen de primeras, las  causas de recusación;

-El parentesco de consanguinidad o de afinidad dentro del cuarto grado con el querellante o con el reo

-El interés directo o indirecto en la causa o en otra semejante.

-La amistad íntima o la enemistad manifiesta.

SI ERES DENUNCIANTE. POSIBILIDAD DE RENUNCIAR A LA ACCIÓN PENAL.

abogado especialista derecho penal Granada

En este caso fuiste tú el denunciante, esto es, el teórico interesado que puso en marcha el procedimiento judicial con su denuncia. Pero ahora te han llamado a declarar y te lo has pensado mejor. No quieres hacerlo ¿qué puedes hacer?

Lo primero que tienes que saber es que, salvo supuestos de calumnia o injuria, la denuncia no se puede retirar, es una leyenda urbana.

Y que, evidentemente, también tienes la obligación de decir la verdad. Imagínate si no la tuvieran, sería como una barra libre para el “choteo”: usted denuncie lo que le de la real gana que luego no tendrá ni la obligación de decir la verdad.

El tema es muy serio. Si denuncias que sea porque tienes tus razones y motivos, no por capricho o venganza. De hecho, si luego, a la hora de declarar, te pillan mintiendo, te pueden imputar un delito de falso testimonio (STS 252/2018 de 24 de mayo) o de denuncia falsa. Toma castaña.

Ahora bien, a diferencia de los testigos, aquí sí que existe una escapatoria para la obligación de acudir a declarar: la renuncia a la acción penal.

Te lo explico de manera sencilla: antes te comentaba que con tu denuncia pones en marcha un procedimiento judicial. Es decir, es como si le das a un botón y arrancas la maquinaria para que se vaya en contra del acusado. Pero, por mucho que la denuncia sea tuya, tu puedes decidir no formar parte de esa maquinaria (osea, del procedimiento).

Y si renuncias a la acción penal, lo que haces, es decirle al juzgado que no quieres saber nada del tema, así que no te llamen a declarar.

Ojito con no acudir sin renunciar previamente a la acción penal, que te puedes llevar una multa de recuerdo

En muchos casos, al renunciar a esa acción penal archivan el procedimiento. Pero también es cierto que cabe la posibilidad de que el Ministerio Fiscal quiera seguir con el tema, en cuyo caso te van a volver a llamar, ahora no como denunciante, sino como testigo.

Y entonces nos tenemos que remitir a lo expuesto en el primer punto de esta entrada.

Aunque en estos casos habría que hacer una matización:  lo que se hubiera declarado en un primer momento, cuando todavía se era denunciante, se puede dejar por completo sin efecto si nos encontramos ante un supuesto de personas dispensadas de declarar (Acuerdo de Pleno no Jurisdiccional de fecha 23 de enero de 2018, de la  Sala Segunda del Tribunal Supremo)

Para finalizar, y en relación a lo último expuesto, quiero hacer especial mención a los supuestos de violencia de género. Existe mucha discrepancia sobre qué hacer en estos casos, es decir, si se puede dejar sin efecto lo declarado al denunciar. El motivo es sencillo: ¿cuando se presenta la denuncia siguen siendo pareja estable o han dejado de facto de serlo?

Si se considera que sí siguen siéndolo, lo denunciado previamente no tendría ningún valor, aunque hubiera llegado a ser acusación particular  y se podría archivar el procedimiento (STS de 25 de abril de 2018, recurso 231/2017)  Como digo, al respecto, hay sentencias de todo tipo, pero no dejes de intentarlo: alega que sigue siendo tu pareja y que no quieres ni declarar ni que se tenga en cuenta lo declarado hasta ahora. Con suerte archivan o absuelven al acusado.

 

Como ves se trata de temas muy complejos, así que si tienes cualquier duda, no dejes de consultarme

Pablo Romero. Abogado especialista Derecho Penal de Granada

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top