LESIONES EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO. QUÉ SE PUEDE RECLAMAR. CÓMO OBTENER LA MÁXIMA INDEMNIZACIÓN

Has tenido un accidente de tráfico y sufres fuertes dolores. El golpe te ha provocado lesiones. Pero ahora no sabes qué hacer ni cómo actuar. En esta entrada te indico los pasos a seguir para obtener la mayor indemnización.

LO PRIMERO ES LO PRIMERO: LA SALUD

En primer lugar te tienes que olvidar de posibles indemnizaciones.

Al principio lo único que te tiene que preocupar es averiguar que lesiones has sufrido (y dar con un buen abogado para que empiece a asesorarte en condiciones desde un principio. Consúltame, solo serán 5 minutos)

Porque en realidad la salud es lo único importante, el resto vendrá luego.

Así que el primer paso es ir inmediatamente a urgencias. El mismo día del accidente o al día siguiente. No tardes nunca más de 72 horas.

Y acudir al hospital siempre que tengas algún tipo de molestia. Por leve que pueda ser. No te hagas el “macho (o hembra) alfa”.

Piensa que todo lo que no aparezca en un documento médico (a efectos de una posible reclamación) es como si no existiera. Así que cuéntale al doctor todo lo que te duele y que quede constancia en el parte de urgencias.

Y una vez que sabes qué lesiones tienes, inmediatamente reclama asistencia médica. Porque eso es lo verdaderamente importante: curarte. Y cuanto antes empieces mejor.

Así que desde ya busca asistencia sanitaria. Sí o sí leete esta entrada. Te ayudará mucho.

QUÉ HACER MIENTRAS SE CURAN MIS LESIONES

Vale, llegados a este punto ya sabes cuáles son tus lesiones y ya estás recibiendo asistencia médica.

Pues si has tenido la precaución de contactar con un buen abogado que te lleve tu caso (ya sabes, consúltame) solo te toca esperar.

El motivo, por decirlo de manera sencilla, es que hasta que no te pongas bueno del todo (lo que técnicamente se llama “estabilización de las lesiones”), no se puede saber el alcance de las mismas.

Y solo en ese momento se podrá conocer con certeza lo que se puede reclamar (que es lo que explicaré en el punto siguiente)

En esta fase lo único que tienes que hacer es ir recopilando toda la documentación médica que te den y pasársela a tu abogado.

Porque precisamente es ahora cuando este último está haciendo las gestiones necesarias para que tu reclamación llegue a buen puerto. Pero todo eso es trabajo del abogado. Por supuesto es bueno que te informe, pero, en realidad, más allá de eso tú no tienes que hacer nada.

SE ACABO LA ASISTENCIA SANITARIA. QUÉ PUEDO RECLAMAR.

El médico que te veía te dice que ya no pueden hacer más por ti. Que ya estás bueno, o, en su caso, que no vas a mejorar más. Es momento de cuantificar tus lesiones y reclamar.

Ojo, a veces el médico te dice que estás bien, pero tú no estás de acuerdo, porque sigues con fuertes dolores. En esos casos no tienes que conformarte obligatoriamente. Consúltame y te explicaré las diferentes opciones.

Pero supongamos que sí te has quedado bien. ¿Cómo se cuantifican las lesiones?

La premisa básica es que se puede reclamar toda lesión que derive del accidente. Tanto los daños personales como los materiales. Lo que ocurre es que en esta entrada solo me voy a dedicar a los primeros. Respecto a los materiales me remito a esta otra entrada.

En cuanto a las lesiones, y hablando en plata (nunca mejor dicho), se trata de traducir tus dolencias a euros. Y para eso existe un baremo bastante complicado, de ahí la importancia de estar en manos de un abogado especialista.

Ahora voy a tratar de explicarte de manera muy resumida y sencilla los conceptos que recoge ese baremo. Como te indicaba, en realidad es muchísimo más complicado, por eso te aconsejo que utilices esta entrada como punto de partida, para orientarte, y a partir de ahí que me consultes tu caso concreto, para poder entrar en detalles

LESIONES TEMPORALES. PERJUICIO PERSONAL BÁSICO Y MODERADO. 

Lo primero que comprende una indemnización es el periodo de tiempo que ha pasado desde el accidente hasta que has sanado. Es decir, los días que has necesitado para curarte.

Lo más habitual es encontrarse dos tipos de días:

Los que has estado tan sumamente fastidiado que no podías hacer absolutamente nada. Para que te hagas una idea vendrían a ser (aunque no son lo mismo, es solo un ejemplo) los días en los que estás tan chungo que te da igual que tu jefe jure en arameo y te das baja en el curro.  Es lo que técnicamente se le llama días de “perjuicio personal  particular moderado”.

Y los días en los que, aún siguiendo tocado y continuando con la asistencia médica ya puedes empezar a hacer cosas. Son los días de “perjuicio personal básico”.

Pues por cada uno de estos días te pagan una cantidad. Por los moderados unos 53 € y por los básicos 31 € (las cantidades se incrementan todos los años, por lo que van variando)

Así que un médico determina cuantos días has pasado, y de qué clase, se aplica el baremo (esas cantidades que he dicho antes) y se va calculando la indemnización.

Como digo, os he hablado de los días más comunes. Pero también se contemplan (e indemnizan) otro tipo de situaciones, como los días en la UCI u hospitalizado.

SECUELAS

Supongamos que el médico te dice que te da de alta. Que ya no necesitas más asistencia médica, sencillamente, porque (por ejemplo) por mucha rehabiltación que te sigan dando, no vas a mejorar.

Y tú sin embargo sigues con un fuerte dolor, pongamos, en el cuello o en la espalda. Pues eso también se tiene en cuenta a la hora de indemnizar. Son las llamadas secuelas.

Por decirlo en cristiano, es una dolencia (o deficiencia física) que vas a tener ya de por vida y que no se te va a quitar recibas la asistencia que recibas.

Pues como os decía, dependiendo de la gravedad de la secuela y de la edad del lesionado, recibirás una menor o mayor cantidad de dinero. Las cuantías varían muchísimo, pero para hacernos una idea diremos que si te estiman una secuela, lo más probable es que como mínimo sean unos 600-700 € (insisto que depende de múltiples factores y la cantidad puede ser completamente distinta)

La tabla de secuelas (y su valoración) es amplísima, por lo que no la voy a reproducir aquí. Se haría eterna (e infumable) esta entrada. Pero te recomiendo que me consultes tu caso en concreto.

Sobre todo porque es en este punto (en las secuelas) donde suele haber más discrepancias entre la compañía de seguros y el lesionado. Es decir, el que paga suele ser muy dado a “no ver” secuelas en la víctima, o ver menos de las que se han dado, ahorrándose de esta manera un dinerito.

Y ahí es dónde es básico estar bien asesorado por un abogado especialista. Básicamente porque si no te van a dar gato por liebre y tú sin saber que te correspondía mucho más.

OTROS CONCEPTOS RECLAMABLES

Pues muy genéricamente estos dos son los dos factores que se suelen recoger en las mayorías de las indemnizaciones: los días de curación y las secuelas. Es lo más común.

Pero hay otros muchísimos conceptos que son igualmente indemnizables:

-perjuicio estético

-indemnización por operación

-indeminzaciones por fallecimiento

-daños morales

-lucro cesante

-perjuicios patrimoniales

-gastos asistencia sanitaria

-prótesis

-gastos por perdida de autonomía o ayudas de terceras personas

etc etc etc

Insisto en que en esta entrada me estoy refiriendo a todo lo relacionado con las lesiones. Existen otros conceptos reclamables englobados dentro de los daños materiales a los que dedico esta entrada.

CONCLUSIÓN. INDEMNIZACIÓN

Pues partiendo de todo lo dicho, el abogado es el encargado de hacer la traducción económica de las lesiones a una cantidad exacta, a un número concreto de euros. Y de reclamar dicha cantidad haciendo las gestiones pertinentes para ello.

Pero lo importante, como habrás podido darte cuenta, es que solo siendo consciente de todos los conceptos que se pueden incluir, solo teniendo la experiencia necesaria en estos casos, se podrá buscar (y conseguir) la máxima de las indemnizaciones.

 

El tema de las lesiones en los accidentes de tráfico es un “mundo”. Te recomiendo que si has tenido un golpe te leas esta entrada donde te indico los pasos prioritarios a seguir.

Y por supuesto, que desde un primer momento te asesores muy bien. Hay mucha leyenda urbana en este tipo de casos. Siempre hay un cuñado que tiene un amigo que le pagaron 10 mil euros por romperse una uña. Y como os digo, suele ser mentira.

No te calientes la cabeza y déjate guiar por alguien con más de diez años de experiencia en esta materia. Será un placer ayudarte.

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top