EL ARRENDADOR QUIERE PONER QUE ES UN ARRENDAMIENTO DE TEMPORADA: EL FRAUDE EN LOS ALQUILERES DE VIVIENDA

Vas a alquilar una vivienda. El propietario se ha empeñado en incluir en el contrato que es un arrendamiento de temporada. Te dice que no tiene importancia pero a ti te huele a quemado. ¿Qué se puede hacer?

PUNTO DE PARTIDA: ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA Y DE TEMPORADA.

abogado especialista arrendamientos Granada

Hay que empezar explicando que existen muchos tipos de arrendamiento.

El más común es el arrendamiento de vivienda. Es el que se da cuando te vas a vivir a una casa con voluntad de permanencia.

Es decir, no sabes cuanto durarás allí (porque la vida da muchas vueltas) pero en principio tu intención es quedarte y formar tu hogar.

Es como cuando empezabas un noviazgo. Al principio no sabías si duraría un mes o sería la futura madre/padre de tus hijos. Pero de primeras no le ponías fecha de caducidad.

El arrendamiento de temporada es muy parecido. También te vas a vivir a una casa, que va a constituir tu hogar.

Pero en este caso (y aquí está el matiz) solo por un tiempo concreto. Por ejemplo, la interina que sustituye a una profesora en el cole de un pueblo por una maternidad. Pues alquilará la vivienda por 4 meses, ni un día más.

Siguiendo con el ejemplo de antes, esto sería el “rollete” de verano. En cuanto llegara el fresquito se acabó lo que se daba. Aquí no había voluntad de permanencia. Aquí sí hay fecha de caducidad.

EL FRAUDE: COMO EL CASERO LISTILLO TE INTENTA ENGAÑAR.

Supongamos que tú no tienes ningún motivo concreto que te limite el tiempo de estancia. No vas a sustituir a nadie. No  es un “rollete” de verano.

Pero tampoco tienes intención de firmar un alquiler de 30 años, porque no sabes que te deparará el futuro.

Así que haces lo que el resto de los mortales: firmas un contrato de un año de duración y ya iremos renovando.

Y en estas que el tunante del propietario incluye en el contrato que se trata de un “arrendamiento de temporada”. Y tú no le das importancia o lo firmas sin darte cuenta.

O quizás le preguntas que qué significa eso y te explica que se refiere al año que habéis acordado.

Pues nuestro amigo el casero ha disfrazado un arrendamiento de vivienda bajo la apariencia (simulando) un arrendamiento de temporada. 

O lo que es lo mismo,querido lector, cual pardillo, te acaba de timar.

DISTINTOS ARRENDAMIENTOS DISTINTA  NORMATIVA APLICABLE

abogado especialista arrendamientos Granada

El motivo es que cada a tipo de alquiler tiene una normativa aplicable distinta. Y eso hace que, aunque parezcan lo mismo, la situación pueda cambiar bastante de unos a otros.

En concreto, en los arrendamientos de temporada (ya sabes, el noviazgo sin fecha de caducidad), aunque tú hayas firmado solo un año, como inquilino te puedes quedar durante 5 años en la vivienda.

Es decir, salvo casos muy concretos, cuando acaba el año y por mucho que el propietario se tire de los pelos y maldiga, puedes prorrogar tu estancia como mínimo durante cuatro años más.

Es lo que se llama la prórroga forzosa del arrendatario.

Si es de temporada (nuestro “rollete”) una vez acabado el tiempo establecido en el contrato, si el propietario quiere, te tienes que ir.

Por tanto ahora es justo al revés. En este caso es el inquilino el que maldice y se tira de los pelos. Pero si el arrendador quiere te da una patada en el culo.

Y aquí viene la pregunta capciosa. ¿Qué crees que le interesa más al casero?

¡Premio! Aprovechando la semejanza entre esos dos tipos de alquileres, si puede te va a “colar” el arrendamiento de temporada. Burlando así la ley

Un ejemplo práctico: al mes de arrendar la vivienda el precio de los alquileres comienza a subir una barbaridad. Si el casero consiguiera echarte y alquilar la vivienda nuevamente lo podría hacer casi por el doble.

Y es que a ti no te puede tocar la mensualidad del alquiler. Es la que se fija en el contrato. Y si es de vivienda el propietario se va a tener que “comer” ese precio durante los 5 años que, como mínimo, durará el contrato.

Al inquilino le viene de maravilla. El propietario, en la práctica, pierde mucho dinero.

Pero si al año pudiera mandarte a freír espárragos, asunto solucionado para el dueño de la vivienda. Cuando pasen los 12 meses (o el plazo de tiempo estipulado) te dice que te va a subir el alquiler. Y como las lentejas, si quieres las tomas y te quedas. Y si no, lo que dejas es la casa.

Y hay otras muchas más consecuencias de que no sea un arrendamiento de vivienda. Piensa que la normativa aplicable a estos alquileres es mucho más proteccionista, más favorable al inquilino. Por ejemplo, es aplicable el art 6 de LAU que impide cláusulas contrarias a esta ley que perjudiquen al arrendador. Y eso no ocurre en los otros alquileres.

Por eso, que se trate de un arrendamiento de temporada siempre es una buena noticia para el dueño…….a priori.

PERO ¿ESO ES LEGAL? ¿QUÉ PUEDO HACER YO FRENTE A ESTA ESTAFA?

Como decíamos antes, lo que está haciendo el listillo del propietario es burlar la ley disfrazando un arrendamiento de vivienda bajo la apariencia de uno de temporada. Evitando así la prórroga forzosa y otros posibles derechos del inquilino

O, siguiendo con nuestro ejemplo, tu novio/a te prometió amor para toda la vida, un noviazgo sólido, pero en realidad te estaba dando un rollete de verano. Y en septiembre te pondrás a llorar.

Como puedes imaginar, esto es, además de cruel (todos hemos sufrido desengaños amorosos), completamente ilegal.

Pero claro, para eso tienes que estar al loro.

En estos casos hay dos tipos de soluciones. La primera es que te des cuenta antes de firmar el contrato y sencillamente no lo hagas, avisando al arrendador de que eso es ilegal. Que le digas al casero que a ti no te vende la moto.

Llegados a este punto fíjate muy bien en la fianza. Si es de vivienda tiene que ser una mensualidad, si es de temporada son dos. Es otro posible detalle a tener en cuenta.

Si bien, lo que más te recomiendo, es que antes de firmar te pongas en manos de un especialista en la materia (qué casualidad, yo llevo más de 10 años peleando contratos de arrendamiento….consúltame)

Pero, ¿y si ya has firmado? ¿Ya no hay nada que hacer?

Pues tengo una buena noticia. No le hagas caso al arrendador, que te dirá que ya es tarde, que eso es lo que firmaste y es lo que hay.

Aunque te hayas dado cuenta después de firmar, no tienes porque sufrir las consecuencias de la estafa.

Como se trata de un fraude de ley de libro, se puede reclamar ante los Tribunales. Y si tienes pruebas te darán la razón. Y el propietario tendrá que tragarse sus palabras.

Piensa que, un contrato de arrendamiento de temporada suele incluir el motivo por el que es temporal: por ejemplo, la sustitución de una baja. Se suele aportar documentación que la acredita. Para evitar dudas.

Así que, si se tratara de un fraude lo más normal es que no conste el motivo de la temporalidad. Y si eso se lo contamos a un Juez (junto con otras posibles pruebas) a lo mejor le tira de las orejas al casero

Como es evidente, te vuelvo a recomendar que si te encuentras en esta situación te pongas en contacto conmigo para pararle los pies al arrendador evitando que te tengas que ir de la vivienda

Nota aclaratoria: cuando hablo de la duración de 5 años de los contratos lo hago conforme a la normativa actual, si bien con anterioridad la duración era distinta. En breve haré una entrada sobre el tema.

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top