CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL. POSITIVO POR DEBAJO DE 0,60

Has dado positivo en un control de alcoholemia. Pero por debajo de 0,60. Y aún así te han llamado del juzgado. “¿Por qué me imputan un delito si debería ser una sanción administrativa?. ¿Me puedo librar de la pena?” En esta entrada te lo explico. 

Decía el famoso eslogan que si bebes no conduzcas”, porque, entre otras cosas, y esto ya lo digo yo, como te pillen te van a sancionar.

Pero dependiendo de lo que hayas bebido la sanción será administrativa o penal

Ya indicaba en  esta otra entrada que, si has tomado alcohol, pero no lo suficiente como para afectar a tu capacidad para conducir la sanción será simplemente administrativa.

Ahora bien, si te has tomado una copa de más, o directamente te has bebido hasta el agua de los floreros, entonces se considera delito (art 379) y te vas a llevar una bonita condena penal.

La frontera entre ambas sanciones se basa en una circunstancia: que conduzcas o no bajo la influencia de bebidas alcohólicas, o, dicho en cristiano, que tus facultades para conducir se encuentran afectadas (mermadas) por haber bebido

Y aquí viene la cuestión ¿cuándo se puede decir que una persona está afectada por el alcohol?

La respuesta no es sencilla: tomar dos cervezas no afecta igual a una quinceañera de complexión delgada que no haya bebido en su vida que a un chicarrón del norte de 120 kilos de peso integrante de la selección española de rugby.

Va a ser que no es lo mismo.

El Código Penal quiso poner un poco de orden y decidió que si das en un control de alcoholemia 0,60 mg/l (o más) a partir de ahí se considerará que si estabas afectado por el alcohol, con independencia de que seas una quinceañera o un chicarrón del norte.

¿Y si no llegas a 0,60 mg/l?

Pues en la mayoría de los casos la sanción será únicamente administrativa. Pero también hay excepciones.

Porque la circunstancia a valorar es si estás afectado por el alcohol, y en ocasiones se entiende que sí que lo estabas a pesar de no haber llegado a esos “0,60”.

Son casos muy excepcionales, como por ejemplo, cuando tenías evidentes signos de borrachera: habla pastosa, halitosis para parar un camión, ojos vidriosos…., o directamente querías darle un abrazo en tu fase de exaltación de la amistad al policía que te ha parado para que soples.

Otros supuestos que se tienen en cuenta es cuando hayas tenido un accidente, porque en principio se sobreentiende que si te la has “pegado” es porque no irías muy fino conduciendo.

Pero como os decía, todos estos supuestos son muy relativos.

Son cuestiones subjetivas que tiene un amplio margen de pelea para evitar que te caiga una condena penal.  

De hecho hay muchas sentencias que, apelando al principio de intervención mínima (principio que te sonará a chino pero que yo estaré encantado de explicarte) se consigue que te absuelvan en los juzgados.

En conclusión, si te encuentras en uno de estos casos no dudes en consultarme. Porque, además, si estás leyendo esto es porque tienes un problema. Escríbeme a pablo@miabogadodeconfianza.es , cuanto antes muevas ficha mejor. 

Piensa que penalmente te van a retirar, sí o sí, el carnet, a parte de otras sanciones (ver esta entrada). Así que te merece la pena muy mucho dejarlo en una simple sanción administrativa.

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top