CIERRO EL NEGOCIO O ME QUIERO TRASLADAR ¿ME PUEDEN RECLAMAR LO QUE QUEDA DE RENTA?

Decidiste montar un negocio y alquilaste un local. Ahora quieres marcharte, pero el propietario te pide que le pagues todo lo que queda de arrendamiento ¿Lo puede hacer? En esta entrada te explico cómo tienes que actuar

LO QUE DICE LA LEY: LO QUE PONGA EN EL CONTRATO.

 

Se necesitan muchos años en un establecimiento para que el negocio se consolide. Por eso cuando alquilas un local lo sueles hacer por un cierto tiempo.

Así que firmas un contrato, por ejemplo, de 5 años. Pero a los 3 años te das cuenta que el negocio es insostenible, solo da pérdidas. O sencillamente has visto otro local que es mucho más barato o está mejor situado.

Y te quieres marchar de donde estás. ¿Puedes hacerlo sin que te cueste un duro?

Pues va a ser que no.

Cuando firmaste el contrato te comprometiste por escrito a estar en el local un periodo determinado de tiempo, o, lo que es lo mismo, a pagarle al propietario todas las rentas del plazo fijado. Todas.

Así que, si ahora decides irte antes de finalizar el plazo, hay que aplicar lo que diga el contrato. Y si no recogiste ninguna cláusula que regulara estos casos, el dueño del local puede reclamarte lo que resta de contrato.

O al menos ese es el punto de partida conforme a lo que dice la ley. Pero no tan rápido. Antes de que te de un “soponcio” sigue leyendo.

LO QUE OCURRE EN LA PRACTICA: EL PAGO SE SUAVIZA

Como decía, la cuestión no es tan sencilla.

Y es que la ley que regula todas estas cuestiones (la Ley de Arrendamientos Urbanos) no dice nada al respecto de estos casos. Por eso se aplica el Código Civil y teóricamente te toca pagar todo lo que queda de alquiler.

Pero lo cierto es que sí existe una regulación especifica para supuestos distintos, en concreto, para los arrendamientos de vivienda: se prohíbe pagar más de una renta por año que resta de contrato (art 11 LAU).

Esto ha llevado a los Jueces a poner un poco de orden en el asunto. Y lo que hacen es irse a un término medio moderando las cantidades que se reclaman.

Aunque no sea aplicable a los arrendamientos de local de negocio la prohibición antes mencionada, los Jueces la toman como referencia (dicho técnicamente, hacen una aplicación analógica) y les sirve para poner un límite a la cantidad a pagar:

-Si irte del local le supone mucho perjuicio al propietario tendrás que pagar una indemnización de 5 rentas por año que reste de contrato.

-Si no es tan grave el desistimiento “solo” tendrás que pagar una mensualidad por año restante.

Y para valorar el perjuicio provocado al propietario se tiene en cuenta factores como el tiempo que restaba de contrato, el importe de las rentas o la dificultad para volver a alquilarlo.

Ojo, esta es la conclusión a la que ha llegado el Supremo en varias Sentencias. Pero como os digo, no existe un precepto que expresamente regule esta materia. lo cual supone que todo es relativo y que mañana mismo puede cambiar de criterio.

O que te encuentres que, pese a que el Supremo mantiene esta opinión, otros Juzgados (por ejemplo, el de Primera Instancia que va a conocer en primer lugar de tu caso) dicen que se aplica el Código Civil y que te toca “acuquinarlo” todo.

Porque te recuerdo que no hay articulo que para supuestos de local de negocio diga lo contrario.

Para terminar este punto, insisto en que el artículo 11 que he mencionado antes no es aplicable per se a los arrendamientos de local de negocio (otra cosa es que,como hemos visto, se aplique analógicamente)

Así que no le hagas caso al típico “cuñado sabelotodo” que te dice que no te preocupes, que en supuestos de arrendamiento de local de negocio, sí o sí, pasados 6 meses no te toca pagar un duro.

¿Y SI FIRMÉ UNA CLÁUSULA QUE ME OBLIGA A PAGAR TODO LO QUE RESTA? ¿O UNA PENALIZACIÓN DESORBITADA?

Todo lo que he dicho hasta ahora es para los supuestos en los que no hay nada recogido en el contrato referente a un desistimiento o resolución anticipada del mismo.

Pero si existe una cláusula que regula estos casos hay que estar al contenido de la misma. Y si dice que tienes que pagar todas las rentas (o alguna penalización) pues te toca ir “aflojando la mosca”.

Solo para el caso de que la penalización fuera desorbitada la indemnización podría ser moderada por el Juez. Pero si se reduce a pagar todas las rentas que restan de contrato o una cantidad inferior, poco puedes hacer al respecto.

Y, de nuevo, que el “cuñado sabelotodo” no te diga que estas cláusulas no son aplicables porque van en contra de los derechos mínimos que la Ley de Arrendamientos Urbanos recoge para el arrendatario.

Como dije anteriormente, estos supuestos son aplicables únicamente para los arrendamientos de vivienda, no para los locales de negocio, que son supuestos distintos

QUÉ OCURRE SI VUELVE A ALQUILAR EL LOCAL DE NEGOCIO.

Al resolver el contrato de arrendamiento lo normal es que el propietario no pierda el tiempo, e inmediatamente vuelva a poner el local de negocio en alquiler.

Y es muy frecuente que, mientras a ti te está reclamando lo que resta de contrato, aparezca un nuevo inquilino.

En ese caso, el arrendador no podría reclamarte nada porque se produciría lo que se llama un “enriquecimiento injusto”

Es decir, te estaría pidiendo las cantidades que ha dejado de ingresar (las rentas pendientes hasta la finalización del contrato) cuando en realidad, al volver a alquilarlo, estaría obteniendo estas rentas de otras personas.

Dicho de otra manera, estaría ganando dinero por partida doble. Una “jugada” que la ley no permite.

Por eso la reclamación que pudieran hacerte a ti como inquilino está condicionada a que vuelva a alquilar o no el local de negocio.

Y por supuesto tendría que demostrar que lo ha intentado.

Si eres capaz de probar que el dueño se quedo de brazos cruzados sin hacer el más mínimo esfuerzo por volver a alquilarlo podrías librarte de la indemnización

Ojo, si lo alquilara a una tercera persona por un precio menor (por ejemplo, porque el mercado del alquiler ha dado un bajón) si podría reclamarte la diferencia

CONCLUSIÓN

Ante un desistimiento de contrato de local de negocio te tocará pagar al propietario:

-lo que diga el contrato si contenía una cláusula que regulaba este aspecto

-y si no había cláusula:

        +una renta por año restante si no hay consecuencias graves para el propietario

        +cinco rentas por año si hay perjuicios de mayor calado.

Y todo condicionado a que vuelva o no a alquiler el local de negocio.

 

Para concluir, solo me queda decirte que cada caso es un mundo. Así que asesorate muy bien desde un primer momento. No dudes en consultarme. Será un placer ayudarte.

ACLARACIÓN: esta entrada es válida para los contratos de arrendamiento a los que se le aplica la legislación vigente (arrendamiento de local de negocio suscritos a partir del 1 de enero de 1995). Si tu contrato es anterior, no dudes en consultarme por si la regulación fuera diferente.

 

Dejar un comentario

Formulario Widget
reCAPTCHA

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top