ASISTENCIA SANITARIA EN LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO ¿QUIÉN LA PAGA?

Has tenido un accidente con el coche y la culpa fue del contrario. Estás muy fastidiado, te duele todo el cuerpo. En esta entrada te explicaré como obtener la asistencia sanitaria y lo que tienes que hacer para que te salga gratis.

PASO PREVIO: LO IMPORTANTE ES LA SALUD

mi abogado de confianzaDespués de muchos años dedicándome a esto ya me he cruzado con mucho “macho (o hembra) alfa”. Son los que dicen que no van al médico porque lo que les duele es una tontería, que ya se irá con el tiempo. En otras ocasiones, los que no pueden perder ni 5 puñeteros minutos de su trabajo para ir al hospital, vaya a acabarse el mundo. Y claro, luego vienen los lloros.

Pues nada de eso, lo más importante es la salud. Así que la premisa básica, es que te reconozcan médicamente.  Ya estás tardando en ir a urgencias. Es el paso previo para todo lo que te voy a explicar en esta entrada

(Respecto a la visita a urgencias no dejes de leerte estos consejos)

CÓMO CONSEGUIR LA ASISTENCIA MÉDICA. TRATAMIENTO DE TU PROPIA COMPAÑÍA.

Pablo Romero mi abogado de confianzaTe ha visto un médico y te ha dicho que sufres lesiones (las más típicas cervicalgia o dorsalgia, pero vete tú a saber, tras un accidente de tráfico todo cabe). Vale, ya sabes lo que tienes, ahora hay que tratarlo. Quizás sean necesarias sesiones de rehabilitación con un fisioterapeuta o la cosa es más grave y hay que pasar por quirófano. ¿Y quién me presta la asistencia médica?

Hay varias opciones. La más directa y segura es que la asistencia médica te la dé gratuitamente tu compañía.

Conforme al convenio UNESPA (convenio al que están adscritas la mayoría de los seguros) si das parte a tu compañía de las lesiones que has sufrido (con el parte de urgencias) ellos tienen que poner a tu disposición sus servicios médicos para que puedas tratarte las dolencias. Básicamente te mandarán a alguna clínica con las que tengan un convenio y allí te “cuidarán”

Ojo, pero no ocurre siempre. Porque son compañías de seguros y no te sorprendas si se sacan de la manga alguna pega. Por ejemplo, es necesario que vayas a urgencias en el plazo de 72 horas desde el accidente. Igualmente, no puedes haber dejado pasar más de 15 días desde que acudiste a urgencias y la siguiente revisión médica. O a veces, sencillamente se agarran a que el golpe fue (según ellos) tan leve que no te corresponde asistencia sanitaria por falta de intensidad. Toma castaña.

Si ves que empiezan a echar balones fuera no dudes en ponerte en contacto con un abogado para que te asesore. (Oyes, qué casualidad, yo soy abogado: pablo@miabogadodeconfianza.es)

Las personas que pueden reclamar esta asistencia son todos los ocupantes del vehículo, incluido el conductor. Siempre y cuando estemos hablando de accidentes en la que han intervenido más de un vehículo y la culpa es del contrario. Si interviene un solo vehículo es otro cantar.

Pablo Romero mi abogado de confianza¿Y quién paga toda esta asistencia médica? Pues puedes estar tranquilo. A ti no te va a costar un duro. En un principio corre de cuenta de tu compañía (un detalle después de lo que le pagas todos los meses). Aunque te diré que en realidad, esta última repetirá frente a la compañía aseguradora del vehículo causante del accidente, que es la que, al final de la película, se va a comer el marrón y correrá con los gastos.

Pero claro, aunque a posteriori a tu compañía le abonen estos servicios, lo cierto es que de primeras paga ella. Por eso no siempre tienen una especial “alegría” en dar todas la asistencia médica posible, que pudieras necesitar. En ese sentido, si a ti te sigue doliendo el cuerpo, si sigues sufriendo lesiones, es muy importante que no te dejes guiar exclusivamente por el criterio del médico de la compañía. A lo mejor es necesario que acudas a clínicas privadas. Recuerda que la salud es lo primero, y no te debes quedar a medias. Consúltame si tienes dudas.

Por último, lo mas importante es que sepas que TÚ puedes elegir la clínica que quieres que te atienda (siempre que cumpla los requisitos del convenio UNESPA, claro) Por lo tanto, mi consejo es que, nada más sufrir el accidente te informes de las clínicas concertadas de tu ciudad (hay muchos hospitales con “unidades de tráfico” y clínicas privadas). Que elijas una y les lleves los papeles. Ellos se encargarán de las gestiones burocráticas para conseguir la asistencia.

Y SI NO TE ATIENDE TU COMPAÑÍA: A POR LA CONTRARIA O A BUSCARTE LAS HABICHUELAS.

Acabamos de ver la solución más rápida. Pero también he comentado que a veces tu compañía pone pegas y no te quiere atender. Entonces, ¿qué puedes hacer?

Pablo Romero mi abogado de confianzaPues para evitar que tengas que adelantar dinero, la siguiente opción es ponerte en contacto con la compañía contraria, a ver si están por la labor de ayudarte. Y no, no es que te vayan a hacer un favor. Piensa que, si su responsabilidad en la causación del accidente es clara, como dije antes, al final van a terminar pagando. Por eso les sale más barato poner a tú disposición sus servicios médicos que te vayas a una clínica privada (la opción que explico a continuación) y tengan que pagar sus servicios.

Así que se trata de plantearle al seguro contrario esa disyuntiva: o me das tú el tratamiento o me voy a un fisio (por ejemplo) de confianza y luego te paso la factura. Muchas veces pasan por el aro.

Pero si la compañía contraria tampoco te hace caso, pues ya solo queda una última opción: que te busques las habichuelas. Que trates tus lesiones en los especialistas que creas conveniente, con el coste que ello pueda tener. Sí, tendrás que adelantar el dinero, pero no me cansaré de repetir que lo más importante es que te cures.

Y una vez que hayas sanado, además de la indemnización que se les pueda reclamar (de este tema haré en breve una entrada), se les pedirá que abonen también el coste de las facturas que se hayan ido devengando. Con suerte, se harán cargo de ellas.

Por último quiero terminar recordando que si es un accidente de tráfico in itinere, de empresa, de la asistencia se puede encargar también la empresa a través de su mutua.

Si te has quedado con alguna duda, escríbeme: pablo@miabogadodeconfianza.es. Será un placer ayudarte.

 

 

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top