ACCIDENTES DE TRAFICO EN LAS ROTONDAS

Has tenido un accidente de tráfico en el interior de una rotonda. Quieres saber de quién es la culpa y en consecuencia si puedes reclamar una indemnización por las lesiones y que te arreglen los daños materiales. En esta entrada te lo explico todo.

TIPO DE ACCIDENTES EN EL INTERIOR DE UNA ROTONDA

Básicamente se pueden dar dos: la colisión por alcance y la lateral.

La primera es menos común que la segunda (aunque el que te escribe sufrió un latigazo cervical cuando una buena señora me dio por detrás… una gracia). Donde sí se suele dar mucho este siniestro es justo antes de entrar en la rotonda. En todo caso te remito a esta entrada en la que te explico con detenimiento qué hacer en estos casos.

mi abogado de confianza Pablo RomeroComo decía, el accidente más común dentro de la rotonda es la colisión lateral. Y todo se debe, en la mayoría de los casos, a la creencia (mito urbano) de que cuando vas en el carril exterior estás obligado a abandonar la rotonda por la siguiente salida. 

Así que el personal que va conduciendo por su carril interno, cuando se acerca su salida dan el volantazo a su derecha, presuponiendo que tú, que vas por el exterior también te vas a salir. Total, que se cruzan de carril y “catacrack”. 

 Y ¿de quién es la culpa?

CULPABILIDAD EN LAS COLISIONES LATERALES

Dice el art 30 de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que “toda maniobra de desplazamiento lateral que implique cambio de carril debe llevarse a efecto respetando la preferencia del que circule por el carril que se pretende ocupar”.

Sencillamente tú tienes preferencia en tu carril frente a los que están fuera del mismo. Punto pelota. Y es que por mucho mito urbano que exista no hay ninguna excepción en la normativa, no hay ningún sitio que diga que esta norma no es aplicable a las glorietas. Porque igual que ves claro que no te puedes cruzar con otro carril en una vía recta, aquí pasa lo mismo, por mucho que el trayecto sea circular.

Así que la culpa SIEMPRE será del que se desplaza lateralmente.

ES INDIFERENTE QUIÉN GOLPEE A QUIÉN

Vale, llegados a este punto tenemos claro que si alguien, al girar y meterse en mi carril, me ha golpeado con el morro de su coche la culpa es suya. Pero ¿qué ocurre si en realidad he sido yo el que he golpeado al contrario?.

abogado especialista accidente traficoMe explico: vas por el carril exterior, de pronto te encuentras con que el coche de tu izquierda, el del carril interior (que está un pelín adelantado a ti), ha realizado un desplazamiento brusco, y está atravesando tú carril. No te da tiempo a frenar y te lo “comes”. Eres tú quien le ha golpeado a él

Pues la culpa sigue siendo suya. Porque la preferencia es de quien va por su carril y es el otro el que tiene que prever que “le puedan golpear”. Pero estas situaciones comienzan a ser más problemáticas. De hecho dan lugar a muchas estafas (si tienes curiosidad, léete esta entrada)

Y por supuesto también se pudiera dar una concurrencia de culpas, aunque tendría que ser un supuesto muy “visceral”. Es decir, que lo vieras desplazarse, te diera tiempo a frenar, y aun así no te diera la gana. A esto jurisprudencialmente se le conoce con el nombre de la “patente de corso”.  Es como si, cuando vas conduciendo, ves a alguien  cruzando la calle fuera del paso de peatones (muy típico de las personas mayores). Y tú, como sabes que lo está haciendo mal, en vez de frenar decides acelerar y arrollarlo. Pues va a ser que no.

Por tanto, ya sabes, la culpa, salvo casos excepcionales, será del que se desplaza lateralmente, por mucho que él grite, maldiga y te monte el pollo.

Si has tenido un accidente te recomiendo encarecidamente que te leas esta entrada, para que a partir de ahora no des ningún paso en falso, del que te puedas arrepentir. Y como te cuento en esa entrada, es esencial que te pongas en contacto con un abogado para que te aconseje. Consúltame: pablo@miabogadodeconfianza.es

 

LlámameFacebookWhatsapp
Scroll to top